lunes, 18 de mayo de 2020



Averías  frecuentes por tener tu vehículo parado mucho tiempo



Si tu vehículo lleva mucho tiempo parado, es hora de hacerle una buena revisión y
una buena puesta a punto. En muchas ocasiones, sustituir una pieza o comprobar
el nivel de líquidos del automóvil pueden evitar grandes averías y grandes
desembolsos de dinero.







Al igual que pasa con nosotros, en el sentido de que unos días de inactividad están
bien, pero demasiados puedes ser perjudiciales, con tu vehículo pasa lo mismo.

En el post anterior te explicamos cómo mantener correctamente la batería de tu
automóvil para plazos longevos en los que el vehículo no tiene actividad alguna.

Lo normal, por regla general es que no esté parado más de 1 mes o dos. No
obstante, existen casos en los que este parón es mucho mayor. Pongamos por
ejemplo que te has comprado otro coche y no quieres deshacerte de este o que te
vas a vivir fuera.

Cuando el plazo es superior al año, aumentan considerablemente los riesgos de
sufrir averías severas. Por ello, debes ser especialmente cuidadoso con su vuelta a
la ¨normalidad¨.

Si tienes experiencia en el mundo del motor, sabrás que hay ciertas acciones que
pueden minimizar este impacto.

Arrancarlo ocasionalmente, rodar un poco con él para velar por la seguridad de los
neumáticos y evitar malformaciones en los planos o cojinetes o simplemente permitir
que el aceite circule por el motor y evitar la corrosión de los elementos internos.

También deberías activar los diferentes accesorios como la radio, el aire
acondicionado, el limpiaparabrisas….Podrás comprobar si todo funciona
correctamente o por el contrario, si es necesario cambiar o sustituir alguna pieza.

Averías más comunes de tu vehículo: piezas y repuestos



Ruedas o neumáticos



Una de las primeras acciones a seguir es que si vas a dejar tu coche parado mucho
tiempo, debes evitar la deformación de tus neumáticos. Tienes 2 opciones.
La primera es que mantengas tu vehículo ligeramente separado del suelo con ayuda
de unos gatos o borriquetas.

La segunda opción, es que antes de irte, hinches las ruedas con más presión de lo
normal. Los fabricantes recomiendan incrementar un 1.5 bar de presión para
anticiparse a la pérdida de presión y evitar que la cubierta se quede plana.

Así consigues evitar futuras vibraciones y molestos ruidos originarios de la dirección.




Motor



Sin duda el corazón de tu vehículo. Una de las piezas más importantes y caras de reemplazar.

Al igual que las otras piezas, necesita poner en marcha su funcionamiento aunque sea eventualmente para no terminar de estropearse.

En un motor inactivo, los cilindros y los pistones se quedan secos por la falta de
aceite, el cual, ante la inactividad del motor, ha ido a parar al catéter. Después de este proceso, es relativamente sencillo que aparezca óxido en los cilindros o que los pistones se queden pegados.

Si tienes experiencia con los coches, sabrás que una forma efectiva de poder solucionar este problema, es limpiarlos con mucho mimo y un poco de gasolina, añadir aceite y cruzar los dedos por no partir alguna biela en el proceso de arranque.

Por esta razón, es siempre mejor prevenir que curar.


Circuito de refrigeración



El circuito de refrigeración es un elemento muy necesario,que se encarga de refrescar el motor y evitar sobrecalentamientos o que simplemente se queme.

Dependiendo del motor, existen dos tipos de refrigeración: por aire o agua.

Por normal general los refrigeradores de aire presentan una problemática mucho menos por inactividad. No obstante, los refrigeradores por agua, necesitan de un nivel mayor de cuidados y atención. Si no existe esta revisión, la bomba de agua totalmente seca, puede acumular óxido, deteriorar el termostato u obstruir el radiador.

Como ves, no es ninguna broma.





Aire acondicionado



Que elemento tan esencial en verano, y la verdad que el resto del año es un complemento sin pena ni gloria. Pues bien, debemos avisarte que es uno de los dispositivos que más sufren.

En verdad, el sistema del aire acondicionado debería usarse mucho más, de lo que los conductores reconocen. Es un elemento genial para desempañar los cristales durante los meses de invierno y además permite refrigerar y lubricar todo el sistema mecánico interno.

Intenta activarlo una o dos veces por mes, y si no puedes, convencer a algún amigo o familiar para que lo haga por tí.





Elevalunas eléctricos



Es muy importante revisar y activar estos dispositivos eléctricos. La verdad es que son elementos muy sensibles a averías y quizás de las piezas menos necesarias.

La mayoría de problemas generados por estos dispositivos son originados por un uso excesivo (deteriorando el pequeño motor interno) o por el contrario, por un abandono absoluto. Provocando un desgaste interno y la oxidación de sus componentes.


La distribución



En la actualidad, la mayoría de motores funcionan con taqués que accionan sus válvulas . Es necesario que estos taqués estén bien lubricados para evitar averías o desgaste.

Si cuando arrancas el coche oyes unos ruidos extraños que provienen del motor ( algo parecido como un «taca-taca-taca-taca») puede ser indicio de que algun taqué está averiado. A veces simplemente necesitan un poco de contacto para ponerse en marcha.

Si tras unos minutos, ves que el ruido continua, muy probablemente tengas un taqué averiado.


Nivel y fugas de aceite



Es absolutamente imprescindible comprobar los niveles de aceite, antes, durante y después de ponerlo en marcha. No sólo evita problemas de motor, sino que permite que las gomas, juntas o retenes estén correctamente hidratados, para que puedan hacer contacto sin problema.

Sin embargo, si estos elementos están secos, se agrietan y se producen fugas. Así que mucho ojo con las fugas, porque las externas son fácilmente identificables pero las internas tienes que estar más atento.

Un humo azul cuando arrancas el coche, es un mal indicador.


Bombas de agua y lavaparabrisas



Para mantener en óptimas condiciones estas piezas, debes de ponerlas en marcha al menos una vez por mes. De esta forma evitas la formación de óxido en el motor de la bomba. A veces puede generar problemas también en el fusible, debido al agarrotamiento del motor eléctrico.





Dirección asistida



Es un poco más de lo mismo. Sin aceite que circule por la cremallera de dirección y la bomba, pueden ocasionar grandes desperfectos.



Sistema de frenos



Independientemente de si has arrancado o movido tu coche, cambia el líquido de frenos. Es totalmente necesario hacerlo cada 24 meses para garantizar la calidad y efectividad del producto. En caso contrario, puede aparecer agua en el sistema de frenado originando básicamente dos problemas.


  • El primero de ellos es un error en el frenado y una pérdida de efectividad
  • El segundo es la oxidación de otros elementos como el sistema ABS. Y te aseguro que si puedes ahorrarte sustituir este elemento te llevarás una alegría, porque no suele resultar barato.






Caja de cambios



Los diferenciales y la caja de cambios también necesitan de aceite para poder funcionar correctamente, mantenerse limpios y operativos y evitar la corrosión de sus elementos. De esta forma estarás cuidando las horquillas, los piñones, los sincronizadores e incluso lograrás conservar las propiedades estancas de retenes, gomas y juntas.





Desde Motocoche esperamos que estos consejos te hayan ayudado. Déjanos tus
comentarios y cuéntanos qué trucos conoces o te funcionan a tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario