jueves, 8 de noviembre de 2018

Las nuevas etiquetas de combustible en las gasolineras



Desde el pasado 12 de octubre en las gasolineras de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo y de Macedonia, Serbia, Suiza y Turquía se incorporarán unas pegatinas comunes para identificar el tipo de combustible con el que llenar los vehículos. Se trata de un elemento complementario que servirá para armonizar el sistema de nomenclatura y evitar confusiones que dañen el motor, pero que, en ningún caso, eliminarán los nombres de diésel y gasolina de siempre.

Las podremos encontrar situadas en los surtidores y boquereles o pistolas de llenado y en todos los concesionarios. Del mismo modo, en los vehículos comercializados o matriculados a partir del mencionado día 12 se situarán en la proximidad del tapón de llenado o en la tapa del depósito y en los manuales de usuario.



Las nuevas etiquetas presentadas en el estándar UNE-EN 16942 serán fáciles de identificar puesto que se clasifican en formas geométricas: un círculo para la gasolina, un cuadrado para el diésel y un rombo para los combustibles de gas. Y, a su vez, en su interior tendrán un código identificativo según los tipos existentes en cada uno de estos tres carburantes.



El resultado de todo esto es una mejor y total identificación del combustible en cualquiera de las estaciones de nuestro país y de Europa y 10 etiquetas que se ordenan de la siguiente manera:

- Diésel - un número indica el porcentaje de etanol: E5, E10 y E85.

- Gasolina - un número indica el porcentaje de Biodiésel: B7, B10 y XTL.

- Gases - se indican los siguientes: H2 (hidrógeno), CNG (gas natural comprimido), LPG (gas natural licuado) y LNG (gas licuado de petróleo).

jueves, 1 de noviembre de 2018

Diez claves para preparar tu coche para la lluvia




Nos encontramos en unas semanas de fuertes y abundantes lluvias, que suelen afectar entre otras cosas, a la conducción. Con esta situación meteorológica aumenta el riesgo de accidentes y debemos tener mayor prudencia. Pero, no solo con esto basta. Es imprescindible que acondicionemos anticipadamente nuestro coche a esta situación, prestando especial atención a las ruedas, los frenos y las luces.

Te damos todas las pautas necesarias para poner tu coche a punto parte por parte y que estos días puedas trasladarte de manera más segura:
 1. Los líquidos. Comprobar que el aceite, la dirección asistida, el líquido de frenos y el del limpiaparabrisas y el anticongelante tengan el nivel adecuado. Tendremos una buena visibilidad y evitaremos deslizamientos indeseados.
 2. Las escobillas. Es necesario que las escobillas delanteras y traseras del vehículo se encuentren en buen estado para poder limpiar y retirar la lluvia para que veamos correctamente la carretera.
3. Los neumáticos. El dibujo debe tener una profundidad de 1,6 mm como mínimo y la presión debe ser la indicada por el fabricante según sea nuestro vehículo.
4. Cadenas para la nieve. La lluvia puede convertirse en nieve al bajar la temperatura en zonas de montaña, sobre todo, por lo que es importante llevarlas en el maletero en estas fechas. Las ruedas de invierno son muy recomendables para aquellas personas que realicen trayectos de manera frecuente por zonas con bajas temperaturas.

5. Las luces. Se deben llevar encendidas las luces de cruce tanto de día como de noche y asegurarse antes de conducir que el resto del alumbrado funciona con normalidad: luces de freno, antiniebla, largas e intermitentes.
6. Los frenos. La distancia de frenado disminuye en los días de lluvia por la disminución del agarre que esta provoca. Aumentar la distancia y examinar el estado de las pastillas y discos de freno y de los amortiguadores de la suspensión es obligatorio.
7. La batería. Revisar la batería con pinzas o un cargador para evitar quedarnos parados con la bajada de temperaturas, que es cuando más sufre.
8. Los cristales. Estos pueden empañarse y ocasionarnos una pérdida de visión completa, por lo que debemos comprobar antes el climatizador, el aire acondicionado y el filtro del aire.
9. La dirección. No te olvides de verificar su buen funcionamiento y que este sea en consonancia con las ruedas del vehículo. Intenta no realizar giros bruscos por tu seguridad.
10. La documentación y elementos de seguridad. Los papeles, chaleco reflectante y los triángulos pueden necesitarse en caso de avería o accidente y deben estar siempre en el coche por ley, sea cual sea el tiempo.

jueves, 25 de octubre de 2018

Todo sobre las pegatinas medioambientales de la DGT



En la actualidad, con el fin de luchar contra la creciente contaminación del medioambiente, se han generado diversas actuaciones y medidas que pretenden reducirla al máximo.

En relación al uso de vehículos, en nuestro país se ha desarrollado un sistema de categorización de los mismos para saber cuánto contaminan.

Se trata de cuatro distintivos medioambientales que la Dirección General de Tráfico pone a la venta a través de las oficinas de Correos a un precio de 5 euros.

Si bien no son obligatorios, es muy recomendable su uso, ya que en algunas ciudades como en Granada, a partir del 30 de junio de 2019, se exigirá para poder identificar a los vehículos en caso de activarse un protocolo contra contaminación que restringirá el acceso al centro e, incluso, a todas las vías del municipio.



Los vehículos que deben llevar en la esquina inferior derecha del parabrisas delantero la etiqueta de la DGT son aquellos matriculados después del año 2000 y los diésel matriculados a partir del año 2006. Esto significa que los restantes no podrán acceder a ciertas zonas en caso de activarse en una ciudad un protocolo contra contaminación.
Para descubrir qué pegatina debes utilizar, encuentra tu vehículo en la siguiente clasificación.



- Cero Emisiones o `0´. Incluye a vehículos eléctricos de batería (BEV), eléctricos de autonomía extendida (REEV), eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible.

- ECO. Engloba a vehículos eléctricos enchufables con autonomía inferior a 40 kilómetros, híbridos no enchufables, vehículos propulsados por gas natural y gas (GNC y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP). Deben cumplir con los criterios de la etiqueta C.

- C. Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculados a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de 8 plazas y pesados tanto de gasolina como diésel matriculados desde 2014.

- B. Turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculados desde enero de 2000 y diésel a partir del año 2006. Vehículos de más de 8 plazas y pesados, tanto diésel como gasolina, matriculados a partir de 2005.

jueves, 18 de octubre de 2018

Qué hacer ante una riada si estás conduciendo




La lluvia nos puede sorprender en cualquier momento, al volante también. Afecta a la conducción y debemos extremar todas las precauciones. Según su intensidad, este fenómeno puede hacer que ir en coche suponga un peligro para nuestra vida.

En ocasiones, la cantidad de agua de las precipitaciones puede ser muy abundante en cuanto a espacio y tiempo. Esto puede ocasionar que las alcantarillas y otros sistemas de desagüe no puedan absorber el agua y se vean desbordadas. Pero pueden ocurrir hechos de mayor gravedad, como que un río aumente de manera muy rápida su cauce y se desborde afectando a múltiples zonas, entre ellas la carretera. Si en alguno de estos momentos vas en coche, debes seguir las siguientes indicaciones.



- No cruces una corriente. Aunque conozcas la zona, no atravieses un torrente de agua, ya que puedes quedar atrapado o el vehículo puede ser arrastrado por la misma. Según la DGT, la profundidad a la que un vehículo pierde el agarre y flota es de entre 40 y 60 cm.

- Sal del vehículo. Si no has podido evitar que te arrastre la corriente, abandona el vehículo. Por la puerta, hasta que puedas abrirla al igualarse la presión en caso de estar parcialmente inundado. Por la ventanilla contraria a la dirección de la corriente para subir seguidamente al techo del coche. O por el parabrisas, haciendo presión con los pies sentado en el asiento para desencajarlo.

- Permanece en el techo. En cuanto asciendas al techo del coche, no olvides coger tu móvil y llamar al 112 y/o alertar de cualquier forma. Si el vehículo comienza a moverse, deja de ser una zona segura, por lo que debemos valorar qué zona de nuestro alrededor tiene menos agua y menor velocidad.

- Nada hacia la orilla. Intenta desde tu posición nadar, siempre a favor de la corriente, hacia la orilla más cercana o a algún lugar seguro o donde agarrarte. En caso de duda, y si el vehículo no se mueve, quédate en el techo y espera la ayuda.



jueves, 11 de octubre de 2018

Recomendaciones para conducir si estás embarazada



Estar embarazada no es sinónimo de incapacidad y mucho menos al volante. Conducir tu coche es igual de posible que si no lo estuvieras, pero es obligado tomar una serie de precauciones diferentes a las de los demás conductores con el fin de proteger la vida que albergamos en nuestro vientre y la propia.

Los momentos de más peligro del embarazo son los tres primeros meses, debido al mayor riesgo de desprendimiento de la placenta o rotura uterina; y la recta final, debido al tamaño de la barriga, que hace que esté más expuesta. No obstante, durante el resto de meses también hay riesgo.

Para evitar que suframos daños cuando nos traslademos en coche durante el periodo de gestación los siguientes consejos son primordiales.

- Consulta a tu médico. En primer lugar, debes hablar con tu médico para saber si existe algún problema o riesgo en tu embarazo y si, según su dictamen, puedes conducir o no.

- Al sentarse. El respaldo debe estar recto y la parte superior del reposacabezas tiene que situarse a la altura de la cabeza. La distancia de tu barriga al volante debe ser de 25 centímetros. Además, llevar ropa cómoda es la mejor opción.

- El cinturón. Es obligatorio que se utilice, a excepción de autorización expresa. El más apropiado es el de tres puntos de anclaje.

La Dirección General de Tráfico indica los tres pasos a seguir para ponértelo correctamente si estás embarazada: la banda inferior debe colocarse debajo del abdomen y lo más ajustada posible a la parte ósea de las caderas, la banda superior se situará entre las mamas y tiene que rodear el abdomen, y ninguna de las bandas debe quedar holgada.

- El airbag. No debe desactivarse, ya que con la altura adecuada del asiento y la distancia de seguridad indicada este se dirigirá hacia el tórax y la cabeza. De esta forma, no impactará directamente en la barriga y os protegerá a ti y a tu bebé en caso de accidente.

- Tranquilidad. Es muy importante que la conducción sea suave y con una velocidad moderada para evitar choques y sobresaltos durante esta etapa. Para cada dos horas para descansar y activar la circulación e hidratarte.

- Cuidado en el último mes. El tamaño de tu tripa te restará movilidad y con ello la capacidad de actuación en situaciones delicadas, no obviando que estas últimas semanas implican ya riesgo de por sí. Lo más aconsejable es que conduzca tu vehículo otra persona o que vayas acompañada en todos tus trayectos si conduces para que puedas recibir ayuda si lo necesitas.