martes, 19 de enero de 2021

¿Necesitan mis neumáticos un cuidado especial en invierno?

Los neumáticos son unos elementos de vital importancia en cualquier vehículo. Son los que toman contacto directo con el asfalto y para garantizar la seguridad deben estar en condiciones óptimas. Ahora que ha llegado el frío, hemos de prestar una atención especial a las ruedas de nuestros coches. Esto se debe a que las bajas temperaturas y la climatología adversa pueden afectar a su estado.



Llevar a cabo revisiones de nuestros autos es fundamental durante todo el año Así, lo recomendado es visitar al mecánico, al menos, dos veces al año para comprobar que todo funciona correctamente. Las semanas previas del verano y el invierno son las mejores para revisar tu coche, puesto que son las dos estaciones donde se alcanzan temperaturas más extremas.

De igual modo, los meses invernales son los que pueden acumular más riesgos. En esa época no sólo descienden las temperaturas, sino que también se producen más lluvias. También hay más probabilidades de que se den otro tipo de precipitaciones como nieve o granizo. Todas estas inclemencias tienen que ser tenidas en cuenta por los conductores, no sólo porque puedan perjudicar al estado de su vehículo, sino porque pueden causar daños en la calzada y dificultar la conducción. 


PRESIÓN DE LAS RUEDAS Y PROFUNDIDAD DEL DIBUJO

Entonces, en primer consejo sería visitar a nuestro mecánico de confianza para que revise el estado de nuestros neumáticos. Después de esto, será preciso hacer un seguimiento de variables clave como la presión de las ruedas. La comprobación de este valor tampoco tiene que ser únicamente cuando asoma el frío, lo aconsejable es revisarla una vez al mes. Pero las temperaturas bajas pueden hacer que la presión disminuya con facilidad, por lo que hay que intentar mantenerlas siempre en los niveles indicados por el fabricante.

Otro elemento que no hay que perder de vista es la profundidad del dibujo de la banda de rodadura del neumático. Esto influye en buena medida a la conducción y al agarre del vehículo a la carretera. La ley indica que la profundidad mínima de este surco no puede bajar de 1,6 milímetros. Cuando llega el frío, lo recomendable es que la profundidad supere los 3 milímetros ¿Por qué? Porque así se mejoran puntos tan importantes como la distancia de frenado cuando la calzada está tan fría. El siguiente consejo no tiene por qué ser obligatorio si no circulas por una zona geográfica propensa a las nevadas.

Tiene que ver con las cadenas. Pero lo cierto es que llevar durante el invierno unas cadenas en nuestro maletero puede evitarnos más de un imprevisto. La nieve o el hielo puede sorprendernos en cualquiera de nuestros viajes, por lo que no está demás llevar consigo este utensilio. Lo importante es colocarlas debidamente y moderar la velocidad mientras conduzcamos con ellas puestas.

¿DEBO PONER NEUMÁTICOS DE INVIERNO?

Los neumáticos de invierno son unas gomas especiales que están diseñadas para aguantar temperaturas muy bajas y condiciones climáticas muy extremas. Estas ruedas contribuyen a mejorar la conducción en carreteras nevadas, con hiel y húmedas, pero también en vías frías y secas al completo. En algunos países de Europa son de uso obligatorio, no es el caso de España. Sin embargo, en zonas de interior y de montaña puedan ser pertinentes.

De igual manera son varias las cuestiones que debemos responder antes de embarcarnos en montar otros
neumáticos con el cambio de estación. La primera es sobre si residimos en un lugar donde las temperaturas bajan con facilidad a los siete grados centígrados. Otra pregunta es sobre si tenemos que coger el coche cada día y si tenemos planeados hacer muchos kilómetros durante el invierno.

También tenemos que definir si las vías por las que circulamos con más asiduidad son carreteras secundarias, que están menos cuidadas. De igual modo conviene apuntar si vamos a circular en muchas ocasiones por vías de montaña. Si la respuesta a la mayoría de estas preguntas ha sido un sí, es posible que tengas que plantearte instalar unos neumáticos de invierno.

Podemos concluir, en resumidas cuentas, que cuando aceche el invierno lo mejor es prestar una mayor atención al estado de tus neumáticos. De ellos depende una gran parte de nuestra seguridad al volante, aunque, tampoco hay que perder de vista la conducción. Conduce siempre con precaución, presta atención al estado de la carretera y adapta tu velocidad a esta y a otros factores ambientales. De esta manera también podrás evitar disgustos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario